Jueves, 19 de octubre del 2017 - 08:32 PM
Sucumbe el público mexicano ante hard rock de la banda británica Def Leppard
Sucumbe el público mexicano ante hard rock de la banda británica Def Leppard

El público mexicano sucumbió la noche del martes ante el poder británico de Def Leppard, agrupación que hizo una parada en la Arena Ciudad de México para celebrar 30 años del lanzamiento de su álbum “Hysteria”.

 

Las 16 mil 200 personas, de acuerdo con los organizadores, esperaron tres años para repasar junto a la agrupación toda una vida en los escenarios y que le han valido un lugar en la historia del rock a nivel mundial.

 

 

 

Joe Elliott, vocalista de la agrupación en todo momento se dirigió al público mexicano en español y agradeció el apoyo incondicional que ha mostrado al grupo, además reconoció lo fuerte que han sido tras los sismos que han dejado devastadas muchas zonas de la República Mexicana.

 

“Mi español es un poco”, dijo a manera de disculpa y prosiguió “¡Amigos!, es un honor estar con México en estos momentos difíciles, a los héroes que ayudaron a salvar vidas ¡Fuerza México! Muchas gracias”, refirió durante el concierto y el público no dudó en responder ¡México, México!, que se escuchó al unísono en el foro.

 

El concierto comenzó sin preámbulos, las luces de la de la Arena se apagaron, y entre la oscuridad los gritos de euforia no se hicieron esperar, pues todos sabían que la agrupación saldría en cualquier momento.

 

 

 

Ante una ola de aplausos, Elliott, Phil Collen, Rick Allen y Rick Savage tomaron sus posiciones en el entarimado para entonar los primeros acordes de la noche: "Let's go", "Animal" y "Let it go".

 

Una de las agrupaciones más longevas de rock dejó claro que tienen un gran número de seguidores que crece con el tiempo, pues en el concierto pudo verse a personas de todas las edades.

 

Había jóvenes, adultos y contemporáneos que crecieron con su música y nuevas generaciones que descubrieron en vivo el potente sonido de los británicos.

 

 

La energía era contagiosa, bastaba ver cómo Phil Collen manejaba con maestría su guitarra y se desenvolvía como pez en el agua dentro del escenario, ni qué decir de Rick Allen, quien se llevó en varias ocasiones la ovación del público cuando sonaba poderosa su batería.

 

Los visuales que acompañaron a cada uno de los temas hipnotizaban, en letras grandes podía aparecer el nombre de la agrupación, pero también verse calaveras adornadas con motivo del Día de Muertos, una tradición que se celebra en este país cada año.

 

La noche siguió con “Dangerous”, “Foolin” y “love bites”, uno de los más aclamados del concierto y siguieron con “Armageddon it”, “Rock on”, “Man enough” y “Rocket”, otro de los temas que más entonaron durante la velada.

 

 

El concierto ya mostraba casi su final cuando se escucharon “Bringin, on the heartbreak”, “Switch 625” e “Hysteria”, en el cual aparecieron en las dos pantallas colocadas en el escenario, parte de lo que ha sido la historia del grupo.

 

Los últimos temas de la noche fueron “Let´s get rocked” y "Pour some sugar on me"; sin embargo el público no los dejó despedirse y la banda regresó al escenario para entonar “Rock of ages”, en el cual justo antes de entonar, reconocieron la labor de los mexicanos ante los sismos, y cerraron con “photograph”.

 

 

 

 

Los músicos, dejaron de lado sus instrumentos, e hicieron una reverencia al público y antes de despedirse se tomaron la tradicional foto del recuerdo para inmortalizar una noche llena de rock.

 
NUESTRO GRUPO